Sobre mí


Soy diseñadora de interiores, profesora, esposa y madre.

De chica me divertía haciendo planos de cada una de las casas a las que nos mudábamos, y hacía como que los colectivos de Buenos Aires eran casas rodantes; me sentaba bien atrás para ver todo, y pensaba: “por ahí pondría la cocina, por allá el baño y acá atrás un living desde el que se pueda ver para afuera”. Al volver a casa, después de dibujar esos planos, me ponía a jugar al Sims. Un poco quería ser arquitecta, pero hacer edificios me parecía impersonal; a mi me gusta el interior de las casa, de las cosas.

Tardé un tiempo en enterarme de que existía toda una carrera de diseño de interiores; cuando estaba terminando el profesorado de nivel primario, me hice amiga de una chica que estudiaba la carrera; y  en un viaje a Córdoba, Argentina, mirando la naturaleza y preguntándome qué quería para mi vida, volví a todas esas imágenes de mi niñez: de mis planos, mis recorridos en colectivo, de jugar al Sims. Volví a Buenos Aires y me anoté a la carrera en el instituto Asociación Biblioteca de Mujeres: se me abrió un mundo que no me imaginaba. En medio de la carrera me casé y tuve mi primer hijo, ¡ahora se agrando la familia, YA SON DOS!

Valió la pena el sacrificio porque, la verdad, es una pasión.

Lo que busco como profesional es conocer bien a la persona que va a habitar el lugar, para lograr que sea feliz en su día a día.